AVATMA: «Estos animales padecen un intenso miedo desde el mismo momento en que son separados de su manada, embarcados en el camión»

Hablamos con AVATMA, Ascociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia para llevar a cabo un reportaje sobre el mismo arte. Aquí podéis ver algunas de las preguntas y respuestas

  1. ¿Se puede decir que el sufrimiento del toro es inmediato cuando le clavan las banderillas o hay alguna especie de etapa de asimilación hasta que el toro es consciente del dolor?

    El dolor, cuando se le clavan objetos punzantes y cortantes como son las banderillas, es inmediato. De hecho, las manifestaciones externas que muestran estos animales en esa circunstancia así lo indican, aunque haya toros que lo hagan de forma más evidente que otros, es decir, que hay animales que parecen dolerse más que otros. Los taurinos achacan esta circunstancia a la bravura, y apuntan que los que más se duelen son los más mansos. Seguramente el umbral de dolor depende de cada individuo e incluso difieran unos de otros en la manera de evidenciarlo. En realidad, este tipo de animales, los bóvidos en general, no tienen demasiado muestrario (etograma) que nos indique la intensidad de dolor que sufren, a diferencia de otros mamíferos, pero esto también ocurre en otras especies. Por ejemplo, los veterinarios vemos en nuestras clínicas perros y gatos que manifiestan de forma el dolor y otros individuos de su misma especie que lo ocultan o que no lo manifiestan de forma evidente.

    No hay motivos para pensar lo contrario, ya que los mecanismos neurofisiológicos a nivel de reconocimiento del dolor a través del sistema nervioso no difieren en nada del que podemos sentir nosotros u otros animales. Podríamos establecer alguna diferencia con el ser humano en cuanto a las consecuencias emocionales, es decir a nivel psicológico, de cómo procesa el toro esa agresión, es decir, de cómo toma consciencia de la misma y su respuesta. Por poner un ejemplo, el toro de lidia no tiene conciencia de las consecuencias que tendrán para él las heridas que le han provocado, la rotura de músculos que le producen, o las consecuencias de la hemorragia que se producirá por el hecho de tener clavados los arpones. La preocupación que podrían causarnos a nosotros lesiones similares, no existen en el toro. Tampoco podemos olvidar que ya antes de que ocurra el tercio de banderillas, el toro ha pasado por otras fases de la lidia en las que, y como consecuencia de ellas, hubo y en ese momento hay, descargas de catecolaminas, es decir, epinefrina (adrenalina) y norepinefrina (noradrenalia), además de un intenso estrés, que podrían influir en la percepción, en cuanto a la intensidad, de ese dolor.

  1. ¿Creen que es posible una tauromaquia sin maltrato alguno?

    Pues creo que no. Sabemos que desde hace algún tiempo se plantean modificaciones a los reglamentos de espectáculos taurinos, que podrían incluso llevar, en algún caso, a lo que se conoce como lidias incruentas, es decir, sin sangre y sin muerte pública de los animales. ¿Estarían este tipo de lidias exentas de maltrato? ¿Sólo hay maltrato animal cuando se hiere y se produce sangre? Para nosotros, como veterinarios, el maltrato es un concepto mucho más amplio.

    Si estudiamos las alteraciones que se producen en esos animales, aún sin las heridas provocadas por los objetos corto punzantes, a nivel de su fisiología, como queda explicado en nuestro informe, nadie podrá negar que también se les ha provocado maltrato.

  1. ¿Sabrían definir como es el maltrato psicológico al que está sometido el bóvido en una liada?

    Nosotros siempre hemos dejado claro que el sufrimiento de estos animales, en los diversos espectáculos en los que son utilizados es, por una parte, físico y por otra psicológico o emocional. Sobre el tipo de maltrato que comentas, depende, en cierto modo, del tipo de festejo, es decir, de que sea en plaza o popular. Todo el mundo puede entender que a un toro al que se le ensoga o se le prenden bolas de fuego sobre su cabeza, previa inmovilización en un pilón, se le provoca un maltrato que genera sufrimiento emocional. Por ejemplo, nosotros estamos convencidos que todos estos animales padecen un intenso miedo desde el mismo momento en que son separados de su manada, embarcados en el camión de transporte, y sometidos al festejo para el que hayan sido comprados. El cómo procesan ese miedo, y las consecuencias que tiene para ellos, lo desconocemos, pero sabemos perfectamente que lo padecen y que lo sienten. Es sencillo imaginarse lo que puede padecer un animal, cualquiera, en este caso los toros, que no puede quitarse de encima de su cabeza un elemento, el fuego, que causa el pánico y la huída en cualquier mamífero salvo que haya sido domado para enfrentarse a él.

  1. Se habla mucho sobre la extinción del toro de lidia, ¿creen que se llegue a producir si la tauromaquia desciende mucho?

    Sí, este es uno de los argumentos de los que defienden la tauromaquia. En realidad, no tendría razón de ser que la raza de lidia desapareciera, pero evidentemente disminuiría el número de ejemplares tanto de vacas como de toros. La raza de lidia es una raza autóctona española y como tal está protegida por el Estado, que tiene la obligación de evitar su desaparición. Incluso existe en la actualidad un programa llamado de mejora de la raza de lidia subvencionado y controlado desde el Ministerio de Agricultura.

    Nosotros consideramos que, en el hipotético caso de que desaparecieran los espectáculos taurinos o de que disminuyeran como apuntas, los ganaderos de esta raza se verían abocados a reestructurar su negocio, como ya han hecho algunos, que venden visitas turísticas guiadas a sus explotaciones y organizan en las mismas muchos eventos como bautizos, bodas, comuniones, eventos empresariales… No olvidemos que los festejos en plaza han disminuido en los últimos diez años casi un 70% y los datos de producción del sector ganadero del toro de lidia demuestran que ésta, la producción, ha disminuido de forma clara en cuanto al número de ejemplares, pero curiosamente no en cuanto al número de ganaderías, así que, debemos pensar que hay una razón para que esto sea así, y seguramente es la que he apuntado anteriormente y que los festejos populares apuntan un claro aumento año tras año, lo que hace disminuir los gastos de producción porque los animales que en ellos se utilizan no necesitan una selección tan rigurosa como la que requieren los que se utilizan en plaza, en cuanto a bravura y trapío.

    De cualquier forma, y para que la gente no se llame a engaño, los datos que el mismo sector taurino aporta, dejan muy claro que son muy pocas las ganaderías de lidia que venden ejemplares para los espectáculos taurinos en los que intervienen toreros, novilleros y rejoneadores, como nuestra asociación demostró en 2014 y 2015. Quizás la existencia de subvenciones europeas a través del PAC, aunque éstas estén desacopladas de la producción, tengan algo que ver.

  1. ¿Por qué cree que esta práctica de humillar a un animal siga teniendo tanta controversia en pleno siglo XXI y que tanta gente disfrute de ello? ¿Cree que hay algún interés político-social?

   En realidad, es una pregunta, la que planteas, que me he hecho muchas veces. Es evidente que la tauromaquia está ligada a sectores político empresariales de este país, y también lo está en los otros países en los que estas prácticas son legales. Resulta evidente cuando vemos qué voces, en general, aunque hay excepciones, defienden esta actividad. Sabiendo que hay una minoría social que reconoce haber asistido por lo menos una vez a un festejo taurino, que según las estadísticas de 2015 del Ministerio de Cultura, no supera el 9,8%, es realmente “curioso” que desde el poder político y el económico se hagan tantos esfuerzos para mantenerla, llegando hasta protegerla otorgándola la calificación de Patrimonio Cultural de España a través de una Iniciativa Legislativa Popular cuyo desarrollo dejó claras lagunas en cuanto a los medios y métodos empleados.

   La tauromaquia es el décimo espectáculo de masas, y no el segundo como el sector taurino apuntaba. Sabemos que no es una cuestión realmente económica la que lo justificaría, ni en ingresos para el Estado, ni en la creación de puestos de trabajo. Tampoco entendemos o no queremos entender que se defienda por el mero hecho de la tradición o de fenómeno cultural de gran interés en la sociedad española del siglo XXI. Tampoco entendemos el interés que hay detrás para que desde ayuntamientos y comunidades autónomas se subvencione sin ningún rubor. Es un anacronismo claro que un tipo de maltrato animal, el que se ejerce sobre los bóvidos de raza de lidia, sea una excepción en las leyes de protección animal de nuestras comunidades autónomas, salvo de forma parcial en la catalana y de forma total en la canaria. Llevamos tiempo investigando las relaciones de la tauromaquia con el poder, pero tenemos muy pocos datos para haber logrado, de momento, atar esos vínculos, que sin duda existen.

  1. ¿Han presentado alguna vez alguna querella contra algún festejo?

    Como AVATMA no, pero si hemos colaborado en algunas denuncias con informes para otras entidades de protección animal, en especial aquellos que consisten en infracciones a los propios reglamentos taurinos, y en particular en festejos populares. También se ha denunciado la presencia de menores en espectáculos taurinos en algunas comunidades en las que está prohibida su presencia a menores de 16 años, con éxito. Son muchos los incumplimientos que se producen ante la permisividad de las autoridades nombradas, pero por desgracia las multas que se imponen son muy bajas y compensa no cumplir las ordenanzas.

Para ampliar la información, desde esta asociación se han elaborado informes al respecto en los que queda perfectamente explicado el sufrimiento del bóvido y algunas de las falacias más frecuentes:

https://avatma.org/2016/11/21/informe-tecnico-veterinario-sobre-el-sufrimiento-de-toros-y-novillos-en-las-lidias-incruentas/

https://avatma.org/2016/08/29/sufrimiento-del-toro-en-festejos-populares/

https://avatma.org/2016/07/28/informe-tecnico-veterinario-sobre-el-sufrimiento-de-los-toros-de-fuego-o-toros-embolados/

https://avatma.org/2016/03/08/informe-tecnico-veterinario-sobre-los-espectaculos-taurinos-con-vacas-y-vaquillas/

https://avatma.org/2015/11/30/sufrimiento-del-toro-en-festejos-populares-toro-enmaromado/

http://www.eldiario.es/caballodenietzsche/empleo-fantasma-tauromaquia_6_411268901.html

http://www.eldiario.es/caballodenietzsche/sospechosos-datos-oficiales-tauromaquia-Analisis_6_568403176.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s